Zaragoza & Aragón

LUGARES QUE VISITAR

La provincia de Zaragoza es un conjunto de territorios privilegiados en donde han confluido numerosas culturas. Serpenteando por tierras que cambian la piel de montañas boscosas a valles, el río Ebro es la columna vertebral de la provincia de Zaragoza. Este río ha sido testigo del paso de varias culturas, dejando el legado perdurable de monumentos históricos. En Zaragoza no hay tiempo para aburrirse porque siempre hay algo agradable que hacer. ¿Qué tal un paseo por los restos de la ciudad romana?

Junto a las enormes piedras de los robustos muros, la estatua del emperador Augusto domina la ciudad que él mismo fundó. En el otro extremo de la Plaza de las Catedrales se encuentra el Museo subterráneo del antiguo Foro Romano y muy cerca, junto al río Ebro, el Museo del antiguo puerto fluvial romano. En el casco antiguo se puede visitar el Museo de los Baños Públicos y en las inmediaciones el Museo del teatro, uno de los mayores auditorios de Hispania. 

shutterstock_305506925.jpg

Pero si Zaragoza floreciera en época romana, lo haría de nuevo bajo el dominio árabe. En el siglo XI, Zaragoza se convirtió en la capital política y cultural de una destacada taifa de Al-Andalus. Hoy en día, esto se puede observar al caminar por los patios del palacio de la Aljafería, uno de los mayores logros del arte hispano-islámico y actualmente sede del Gobierno de Aragón. Los bellos arcos entrelazados del patio de Santa Isabel se entremezclan con el murmullo del agua y el aroma de las naranjas, transportándonos al mundo de las Mil y Una Noches. En la silueta del casco antiguo destaca un conjunto de torres mudéjares patrimonio mundial de la UNESCO: San Pablo, la Magdalena, San Gil y San Miguel.

Lugares patrimoniales. Las características distintivas de este estilo también están presentes en muchos de los pueblos de los alrededores: Alagón, Utebo, Monzalbarba, Peñaflor, La Puebla de Alfindén y Alfajarín, entre otros.

La prosperidad de la ciudad durante el Renacimiento se evidencia en los edificios que sorprenden en cada esquina del casco histórico. La Lonja y palacios como Sástago, los Luna, Montemuzo, Torrero, Morlanes y sobre todo el espectacular Patio de la Infanta son ejemplos de este floreciente período de la ciudad en el pasado.

shutterstock_246527530.jpg

Quién no ha oído hablar de Goya? Zaragoza es el lugar perfecto para contemplar de cerca sus obras, como los frescos que decoran algunas de las cúpulas y soportes de la Basílica del Pilar y los murales de la cercana Cartuja de Aula Dei. El Museo de Zaragoza ha dedicado una de sus secciones más importantes a su obra, y en el Museo Ibercaja Camón Aznar se pueden ver sus series de aguafuertes y una interesante colección de pinturas. También hay un retrato de Fuendetodos, pintado por el artista en el Museo Diocesano. 

Una de las mejores maneras de disfrutar del ambiente zaragozano es recorrer sus variadas y deliciosas especialidades culinarias. La zona más famosa de tapas se encuentra en el casco antiguo, en particular la zona del Tubo y las plazas de Santa Marta, San Miguel y Santa Cruz, donde se pueden degustar tanto platos tradicionales con una larga historia como visitar nuevos lugares de gran belleza. 

Sin embargo, en una ciudad como Zaragoza, sería injusto limitarse a las zonas más antiguas. Hay muchos otros distritos con una gran variedad de ambientes, como el área de la Universidad, abarrotado de sus estudiantes. Cada año en Zaragoza se celebran concursos de tapas para poner a prueba la imaginación de los cocineros y la fidelidad de los clientes. Gracias a estos concursos, se desarrollan creaciones tentadoras que combinan productos de alta calidad con una cuidada presentación. 

Bildschirmfoto 2018-04-30 um 08.48.27.png

A orillas del Ebro se alza la inconfundible silueta de la Basílica del Pilar, icono por excelencia de Zaragoza. El mayor lugar de culto barroco de España es también un importante destino de peregrinación que forma parte de la Ruta Mariana, y que guarda auténticos tesoros artísticos en su interior: la Santa Capilla, con la imagen de la Virgen María, el alabastro retablo de Damián Forment, el magnífico Coro Mayor y los maravillosos frescos que decoran las cúpulas, especialmente los dos pintados por Goya. 

A pocos metros de El Pilar se encuentra la espléndida Catedral de San Salvador, La Seo, una ecléctica combinación de estilos artísticos. En el exterior destaca el muro de la ermita de San Miguel, obra maestra del mudéjar zaragozano, y en el interior un retablo mayor gótico de alabastro multicolor. El Museo del Tapiz alberga una extraordinaria y única colección de tapices flamencos. 

La colección de museos de la ciudad se completa con los Museos Pablo Gargallo y Pablo Serrano, ambos dedicados a la escultura contemporánea

shutterstock_411531847.jpg

En Zaragoza, la arquitectura modernista se manifiesta sobre todo en las viviendas particulares y se nota especialmente en la decoración de sus fachadas. Se pueden ver buenos ejemplos a lo largo del Paseo Sagusta y en las principales calles del casco antiguo. También hay interesantes edificios cívicos, como el Mercado Central y el quiosco de música del Parque Grande. Este parque, también conocido como el Parque José Antonio Labordeta, junto con el Parque del Agua, son los pulmones de la ciudad, donde los lugareños pasean y disfrutan de actividades deportivas. 

Zaragoza es una ciudad moderna y dinámica, llena de actividad económica y social, donde se han celebrado, y se siguen celebrando, conferencias de renombre, como la Exposición Internacional de 2008. El Pabellón Puente, Torre del Agua, Acuario y el Palacio de Congresos de Aragón conforman su espléndido legado de infraestructuras. 

 

 

Aragón Spas

En las estribaciones de los Pirineos españoles, el agua y la roca han creado hermosos paisajes que lo convierten en el lugar perfecto para la relajación y los tratamientos de hidroterapia.

shutterstock_300239198.jpg

Desde la antigüedad, los balnearios de Alhama de Aragón, Jaraba y Paracuellos de Jiloca han utilizado sus aguas mineralizadas medicinales en la prevención y tratamiento del dolor. Complementados con servicios e instalaciones médicas, en la actualidad ofrecen una amplia variedad de tratamientos especializados, y lo que es más, estos balnearios se han transformado en centros de relajación completos donde descansar del estrés de la vida diaria. Su maravilloso entorno natural también es perfecto para realizar actividades como senderismo y ciclismo.

En definitiva, unas modernas instalaciones y un ambiente acogedor crean un entorno tranquilo, que constituye el marco perfecto para los tratamientos termales.

Más información: www.balneariosdearagon.com

 

 

Monasterio de Piedra

Este antiguo monasterio cisterciense del siglo XII está situado en un parque donde el río Piedra ha pasado milenios tallando la roca en impresionantes cascadas y cuevas.

shutterstock_308144012.jpg

Este parque natural es un fantástico jardín creado por el río, con una sucesión de variadas y hermosas cascadas. El Lago del Espejo, la cascada Caprichosa, el Baño de Diana y la Cola de Caballo, una cascada de 50 metros de altura tras la que se esconde la espectacular cueva de la Gruta Iris, te transportarán al paraíso. 

El parque alberga densos bosques de ribera y un ecosistema de enorme diversidad, con numerosas especies animales y vegetales y una gran variedad de árboles centenarios. 

Se puede completar el paseo con una visita guiada al monasterio cisterciense del siglo XII. En temporada alta, también es posible disfrutar de exhibiciones de aves rapaces.